¿Es bueno darle regalos a nuestros hijos?

A algunos de nosotros, cuando éramos pequeños, si hacíamos bien nuestras tareas, nos iba bien en el colegio, era nuestro cumpleaños o nos portábamos bien, recibíamos un regalo de parte de nuestros padres como un refuerzo positivo a todo lo que hicimos y esto nos alentaba a seguir portándonos bien y hacer las cosas bien, sin embargo, existe una delgada línea entre dar regalos cuando sean necesarios y darlos por cualquier motivo.

 

En este post ahondaremos más en estos detalles para dar respuesta a la pregunta ¿es bueno darle regalos a nuestros hijos?

 

¿Qué es un regalo?

Desde la definición dada por la psicología, un regalo se traduce e interpreta como un “refuerzo”, estos son, elementos que contribuyen, mediante un premio, el refuerzo a un tipo de conducta que, en este caso, nuestros hijos, hayan entendido como positiva, beneficiosa y favorable.

 

Pero no todo se trata de regalar juguetes o dispositivos electrónicos que le sirvan de entretenimiento a los pequeños, sino también regalarles cosas que necesiten o sean de utilidad para ellos sin que hayan tenido que hacer algún mérito para ganárselos, sino por el hecho de ser necesarios y positivos para su desarrollo. Bajo esta premisa existe una clasificación de tres tipos de regalos para los pequeños:

 

1. Regalos Funcionales: Cosas que el niño necesita, aunque no quiera. Aquí pueden entrar la ropa, cuadernos, utensilios escolares, etc.

 

2. Regalos Solicitados: Cosas que al niño le hagan ilusión y haya demandado. Aquí pueden entrar los juguetes o dispositivos que los pequeños poden a sus padres.

 

3. Regalos Educativos: Cosas que, aunque no hayan pedido ni sean necesarios, consideramos positivos para su desarrollo. Aquí pueden entrar tablets educativas, rompecabezas, juegos de mesa, etc.

 
 
imagen_2021-09-21_181743

Regalar sí, pero con moderación

Es importante no cruzar la delgada línea entre regalarle cosas al pequeño como una recompensa y un incentivo a dar regalos por cualquier cosa. Debemos evitar que nuestros pequeños se vuelvan caprichosos o intolerantes ante la frustración. Si siempre les damos lo que desean, sin que hayan hecho un mérito para recibirlo, cuando se enfrenten a dificultades, y vean que las cosas requieren trabajo para obtenerlas o simplemente sus deseos no se satisfagan, no van a estar psicológicamente preparados.

 

Igualmente, si los pequeños reciben una gran cantidad de regalos o juguetes de forma constante, llegará un momento en el que se “saturarán”, por lo que es probable que, al final, no disfruten casi ninguno de ellos.

 
 
imagen_2021-09-21_181637

 

También puedes dar regalos emocionales

Un regalo no siempre puede ser un objeto material, los pequeños también valoran los momentos que pasamos con ellos y las experiencias que compartimos, entre algunos de estos regalos emocionales están:

 

1. Regala tiempo: Pasa tiempo con tu pequeño o pequeña, juega con él, sal a algún lugar con el, vive una experiencia feliz con él, que pueda guardar siempre en su memoria con mucho cariño.

 

2. Regala sonrisas: Míralo, sonríele, verás como eso le ayudará a saber que todo está bien y que te sientes feliz de tenerlo en tu vida.

 

3. Regala abrazos: Siempre se usan de forma terapéutica, los abrazos ayudan mucho a tener el corazón y el alma felices.

 
imagen_2021-09-21_181713

 

En conclusión

Dar regalos a los pequeños como parte de un incentivo para un refuerzo positivo es algo bueno, siempre y cuando se haga con moderación, los pequeños también necesitan algo con qué divertirse y expresar su creatividad, solo debes evitar dar regalos en exceso y por cualquier cosa que no sea un mérito.

 

Encuentra un regalo perfecto para tu pequeño, desde pistas de carreras, muñecos o hasta rompecabezas en Inkamall.com, en nuestra categoría Infantil y bebés.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Menú Principal